Sampling: el valor de las muestras

sampling

Debido al avance imparable de la tecnología, la gente recibe impactos publicitarios de forma constante. Por ello, las empresas deben idear tácticas que sorprendan a sus clientes para destacar sobre la competencia. Una de las técnicas más efectivas para conseguirlo es el sampling, capaz de convencer a un cliente potencial con tan sólo una muestra de producto.

Sin embargo, hay quienes aún se preguntan cómo de efectivo es el sampling. La respuesta es rotunda: el marketing experiencial es capaz de fidelizar y atraer al público como pocas otras estrategias son capaces. Obviamente, se trata de una inversión algo más elevada que la que supone el reparto de folletos, pero estos costes se minimizan al máximo si te tiene en cuenta que se trata de una herramienta efectiva para conectar con el consumidor y que dará sus frutos en un futuro cercano.

El sampling mejora la experiencia del cliente y deja una huella emocional

Además, este tipo de marketing directo contribuye a mejorar la experiencia del cliente, ya que logra que el producto se conozca en profundidad gracias a su capacidad de interacción, es decir, a que las personas puedan probarlo, olerlo o comerlo, dependiendo del producto que se trate y el fin al que vaya destinado. Porque, si algo está claro, es que a los consumidores nos gusta probar cosas nuevas y si, son gratis, más aún.

Ya hemos hablado alguna vez de que la huella emocional que deja el sampling en las personas es notoria. Por ejemplo, una muestra que se entrega a domicilio logra que el receptor mejore la percepción de la marca en más de un 70%. Además, el tiempo transcurrido desde que esta publicidad impacta en un usuario hasta que éste compra el producto es hasta un 41% menor cuando ese primer impacto se realiza a través de sampling, lo que reduce muchísimo el tiempo de retorno de la inversión (ROI).

Las empresas, por tanto, deben ver esta técnica como una inversión a el futuro: un cliente tiene más posibilidades de querer su producto una vez ya lo ha tenido entre sus manos, lo ha probado y ha comprobado si, verdaderamente, es tan bueno como dice la publicidad que lo acompaña. Es la mejor fórmula, pues, para dar a conocer un nuevo producto o para potenciar uno ya existente.

Deja un comentario

He leído, comprendo y acepto la Política de Privacidad